Uso estratégico del asistente conversacional

2020-09-01 Claudio Araya Seguelagentes

El repertorio de habilidades cognitivas, sociales y lingüísticas de los asistentes conversacionales no solo contribuye a modelar las interacciones con los usuarios y gestionar de manera más eficiente los procesos, sino también podría aportar en el posicionamiento social de las empresas y las organizaciones. Este aporte podría orientarse al ámbito de las estrategias de marketing de las empresas, sobre todo en este contexto histórico determinado por la pandemia. Esta ha revalidado el uso de soluciones tecnológicas. Las personas al permanecer en cuarentena han recurrido -entre otras soluciones- a los asistentes instalados en redes sociales para comunicarse con las empresas y organizaciones.

Los asistentes, en tanto entidades inteligentes artificiales, pueden gestionar distintos procesos dentro de las empresas y organizaciones. En este sentido, se constituyen como dispositivos de representación para ellas. Un asistente conversacional que domine los principios de sociabilidad y credibilidad podría configurar un perfil cercano a un humano cortés. Esto implica responder con eficiencia lingüística a los usuarios de tal manera de conquistar la confianza de estos. ¿Qué mejor promoción para una empresa que un asistente eficiente y un mejoramiento de la experiencia del usuario? ¿Qué mayor contribución marketera para la empresa que un asistente funcionando de manera eficiente en un contexto de tensión entre las expectativas cifradas en el asistente y la mala experiencia real del usuario?